sábado, 16 de octubre de 2010

Una reflexión breve sobre la alimentación típica del mexicano y sus consecuencias en la salud

Una de las cosas por las cuales los mexicanos están muy orgullosos es de su gastronomía. Platillos como el Mole, los chiles rellenos, los chilaquiles y las enchiladas; antojitos como los tacos, los tlacoyos, los sopes, las gorditas, son cosas que los mexicanos vemos todos los días, y que la mayoría come todos los días.
-----


-----
Sé que estos alimentos son muy deliciosos, ¿pero saben porque nuestro país está en el segundo lugar de obesidad en adultos y en el primer lugar en la obesidad infantil? ¿Saben por qué una parte considerable de la población padece de enfermedades como la gastritis, la diabetes, la hipertensión y demás? Exactamente, por la dieta mexicana.
-----
Algo que la mayor parte de los alimentos mexicanos tiene en común es el uso de un ingrediente principal, el cual esa casi endémico de este país. Me refiero por supuesto al chile (y no es albur, pinches morbosos).
-----


-----
Podemos encontrar el chile en casi todas las comidas que se consumen en México, incluso en aquellos platillos que vienen del extranjero. Pueden ser pequeños y de sabor muy fuerte como el habanero o el serrano, o grandes pero sin mucho chiste como el poblano. En México hay chiles de todos los colores, tamaños y sabores (y sigue sin ser albur, cabrones).
-----
Conozco muy, pero muy pocos mexicanos que no coman chile de forma constante. En México se puede encontrar el chile en ensaladas, salsas, condimentos y hasta en dulces. Incluso una práctica muy común en México (y que puede ser extraña para los extranjeros que lean mi humilde blog) es ponerle chile ¡a las frutas! Cosa extraña también para mí porque creo yo la gente come fruta para disfrutar de su sabor dulce y frescura, cosas a las cuales el chile les da en la madre.
-----
El chile tiene muchos nutrientes, no lo voy a negar. Tiene principalmente vitamina A (que ayuda a fortalecer la vista), y Vitamina C. Pero todos los chiles, así sea mucho o poco, son irritantes para el estomago. ¿Saben porque aquí en México problemas como la gastritis, la colitis, las úlceras gástricas y las hemorroides son muy comunes?, es precisamente por el consumo del chile, que alcanza niveles industriales, no solamente el estrés.
-----
Pasemos ahora al segundo ingrediente principal de la gastronomía mexicana, el cual es predominante en las comúnmente llamadas “fritangas”: La manteca. Si bien los alimentos que conocemos como antojitos mexicanos ya existían desde las épocas del imperio mexica, fue a raíz de la conquista española que se adapto a la gastronomía indígena ingredientes como la carne de res, la carne de puerco, y por supuesto la manteca y el aceite de olivo, lo cuales le daban un sabor más exquisito e intenso a los platillos nativos.
-----
La manteca, como bien deben de ustedes recordar de sus clases de química o de biología, se compone de adipocitos, es decir, de células especializadas para el almacenamiento de lípidos, comúnmente conocidos como grasas. ¿Qué es lo que pasa con nuestros cuerpos cuando consumimos mucha grasa? Fácil, si no hacemos ejercicio acorde a la cantidad de calorías de esa grasa, esta se almacenara en nuestro cuerpo, debajo de la piel pero sobre los músculos (y no en el estomago como el chingado Fataché y demás porquerías dizque para adelgazar pregonan). Un tipo de lípido muy común y que se encuentra en la manteca de cerdo y en los huevos es el colesterol, la cual se almacena en las paredes celulares, para dar fuerza a las membranas celulares. ¿Qué pasa si se consume colesterol en exceso? Que se forman una especie de costra dentro de los vasos sanguíneos, los cuales dificultan el flujo de la sangre por el cuerpo, provocando que el corazón trabaje en extra chinga para mandar la sangre a los lugares donde se necesite, y por ende, se agote y le dé un infarto.
-----
Y claro, como olvidar todos aquellos productos que uno puede encontrar fácilmente en la tiendita de la esquina. Pastelitos, Frituras y demás porquerías que nuestros niños compran en las cooperativas de sus escuelas, en las ya mencionadas tienditas, en los OXXOs y autoservicios similares. Dos consorcios son los que predominan en el mercado con sus pinches productos mierda: Grupo Pepsico y Grupo Bimbo, de los cuales sus dueños, para variar, o mejor dicho, como eran de esperarse, son cuates de nuestro poco ilustre presidente, Felipe Calderón Hinojosa, siguen incondicionalmente al Partido Acción Nacional, y son fervientes defensores del neoliberalismo.
-----


-----
Muchos recordaran que en las noticias se comentó que esa bola de pránganos inútiles que son los legisladores de San Lázaro iba a hacer unas propuestas y leyes con el fin de regular lo que los chamacos consumen en las escuelas. Obviamente, como las cooperativas son un gran negocio (y vaya que es grande, que te vendan un producto al 130% de su precio en otros lugares) se abogó por que se hicieran estudios científicos para definir que es en realidad un alimento chatarra. No digo que hacer estudios para definir el valor nutricional de un alimento este mal, al contrario, es una muy buena idea para saber que chingados nos metemos entre pecho y espalda, pero eso de “para definir que es un alimento chatarra” me parece una pinche jalada. Cualquiera que haya puesto la suficiente atención en las clases de la secundaria podrá decir (más o menos con estas palabras) que un alimento chatarra es aquel que tiene un alto contenido de grasas saturadas y azúcares altamente refinados, los cuales tienen un valor nutricional muy pinche, ya que no aportan ni vitaminas, minerales (las cuales ayudan a darle mantenimiento al cuerpo) o proteínas (las cuales son las que conforman los tejidos y células, convirtiéndonos a nosotros en algo así como una gigantesca proteína que camina y piensa). Obviamente mi explicación está muy pinche, pero si consultamos libros de ciencia como la nutriología, biología y química orgánica, podremos ver que la idea es prácticamente esta.
-----
Estos alimentos son ingeridos por los mexicanos de todas las edades y estratos sociales, y no digo que consumirlos este mal. La palabra clave es MODERACIÓN, la palabra que parece muy pocos seres humanos tienen grabada en su chingado subconsciente. Si se sabe ponerle coco a la ingesta tanto de los alimentos chatarra como de las garnachas, por ejemplo, consumiéndolos solamente una vez a la quincena, y fomentando una cultura de comer sanamente, es decir, ingiriendo un poco de todos los grupos alimenticios e ingiriendo las porciones adecuadas, además de hacer ejercicio como debe ser de una manera constante, podemos evitar todos esos problemas que vienen ligados con la obesidad, como la diabetes y la hipertensión, y de pilón, incrementaremos nuestra esperanza de vida, nuestro humor y hasta nuestras relaciones personales. No faltará el cabezón que me vaya a decir “¿Y tú que chingados sabes?” A esas personas siempre les contesto: “es que yo si puse atención en la escuela y no me la pase pendejeando con el futbol o las novelas”.
-----
Sir David von Templo, Cambio y fuera.

5 comentarios:

ldecaso dijo...

Hola. Yo difiero en algo.

Yo si conozco de cerca la gastritis y las ulceras duodenales, y puedo decir que el chile juega un papel casi nimio. Es el Helicobacter pylori el principal responsable. Ahora después de algunos años de someterme a un tratamiento con antibioticos y antiacidos, ya no tengo gastritis, como todo el chile y picante que me place, habaneros inclusive y rara vez tengo agruras y estas son mas producto de comidas grasosas.Esto me hace pensar, y que me dijeron mis gastroenterologos del Gea Gonzalez, que eso de que el chile y el stress da gastritis es una especie de falacia. Lo que creo que hace este pais obeso es una tendencia genetica a la resistencia insulínica y lo poco variada de la dieta del mexicano rica en carbohidratos pero pobre en fibra y proteinas.

ldecaso dijo...

Lo que quiero decir es que si no tienes gastritis ni coilitis ni esas cosas, echile te hace lo que el viento a Juarez. El helicobacter se transmite de forma oral y si ya tienes gastritis es inutil dejar de comer chile, irritantes o cosa parecida ya que la infección avanza. Hay que tratarla con antiacidos y antibioticos para quitarla.

Alexander Strauffon dijo...

Que bueno que toques el tema. El problema con la comida y los indices de obesidad crecientes es que el marketing y los rituales sociales mismos nos empujan a ello. Imaginemos que se suprimiera la "merienda" de cuando se visita a alguien, y la tragazon que se hace con pretexto de bodas, bautizos, partidos de futbol, y otros eventos varios. Otro gallo le cantara al pais.

La comida adquiere indebidamente la propiedad de "herramienta de convivencia". Y para otros, ademas de eso, tambien el inconsciente simbolismo de "comida = amor". Todo eso nos da en la madre, y es que son poquisimos los que ven la comida como lo que realmente es: un sustento para el organismo que debe tomarse en la cantidad requerida para sobrevivir, no como entretenimiento, no como placer.

Oh Señor, apiadate de nuestra obesa Nacion.

Sir David von Templo dijo...

Idecaso: Fijate no me sabía eso. Es lo bueno de escribir este blog. Siempre aprendo cosas nuevas. Pero fijate que tu tambien mencionaste algo importante. La comida mexicana es muy grasosa, y la grasa es la que juega un papel mas importante en los malestares estomacales, como las agrugas. Eso si, no haría daño bajarle al consumo de chile.

Sizu Yantra dijo...

Así es maestro, hoy aprendimos algo nuevo.
Demostrado de alguna manera que todos o casi todos nos dejamos llevar por el conocimiento popular.
saludos...