domingo, 15 de mayo de 2011

Sobre por qué creemos que la música de antes es mejor a la de hoy, o de por qué siempre ha existido música pinche.

Seguramente muchos de los lectores de este espacio, y los que caigan aquí por accidente, deben de haber escuchado de estos sujetos
-----

-----

-----

-----
¿Que quienes son? Pues el primero es un chamaquito con voz de soprano (a diferencia de un servidor, cuya voz es IDENTICA a la de Enrique Rocha) que canta canciones cursis y melosas, y que ha sido endiosado por todas las pubertas, adolescentes y mujeres con mentalidad de puberta de todo el mundo. Su nombre Justin Bieber.
-----
Los segundos, son un trío de hermanos que se volvieron muy famosos por unas películas de Disney que se grabaron para que la maligna corporación para la que trabajaran, pudieran seguir mamando el dinero de las chamaquitas impresionables una vez que se les acabó el chistecito de High School Musical.
-----
La tercera es una cantante y actriz que tiene un programa de televisión, igualmente en Disney, donde la mitad del tiempo es una chamaquita pendeja, y la otra mitad es la misma chamaquita pendeja pero con peluca rubia y cantando. Y lo peor del asunto es que ¡nadie la reconoce! En serio. Con el perdón de Maik Egosum, pero ese es el disfraz más pendejo desde que a Clark Kent se le ocurrió simplemente ponerse unos lentes y peinarse relamido cuando no anda pateando traseros como Superman para que no lo reconozcan.
-----
Estoy seguro que también todos ustedes, en algún momento de sus vidas, han escuchado la siguiente frase: “La música de antes es mejor a la de ahora”, o cualquiera de sus variaciones, y de cualquier persona: abuelos, padres, maestros, tíos, hermanos, compañeros de escuela o de aquel hípster castroso con el que estabas (o estas) en la carrera. Cuando escuchamos a Justin Beiber y sus bodrios ocasionadores de diabetes, a los Jonas Brothers con sus gallos, a la Miley Cyrus con todo lo que implica, y en general, a toda la fauna con la que merca Disney, solo podemos pensar que el sujeto que acuño esa frase tenía toda la razón.
-----
Pero cuando uno se pone a filosofar, a pensar en la inmortalidad del cangrejo, cuando despertamos a ese pequeño escéptico que vive en nuestras mentes, nos llegamos a preguntar ¿esta frase es cierta? Es decir, ¿Es cierto que la música de antes era mejor a la de hoy en día?
-----
Los gustos y preferencias en general, y los gustos en música en particular, resultan, para fines prácticos, imposibles de medir por varias razones. La más importante y evidente, es que no existe una correlación real entre lo gustada que es una canción con su complejidad artística. Existen canciones que se realizan con cientos de instrumentos, con letras y partituras muy complejas que no resultan del agrado del público. De igual forma, hay canciones que son compuestas con solo un par de acordes de una guitarra eléctrica, que son capaces de cautivar al sujeto más crítico.
-----
Los gustos musicales de cada individuo son muy diferentes a los del resto porque dependen en gran medida de las experiencias vividas por dicho individuo. Normalmente nos gustan los artistas que escuchan nuestros padres y otros seres con los que convivimos en nuestra tierna infancia, así como las canciones o artistas que escuchamos en algún momento en el cual nos sentíamos felices, por cualquier razón. También nos gustan las melodías, grupos y artistas por su nombre, su estética visual, o por si están relacionadas a algún movimiento de índole política o social. También solemos apreciar a los artistas que comparten nuestro bagaje cultural. A partir de ahí, muchos de nosotros nos vamos por las ramas, y comenzamos a investigar, conociendo bandas y músicos pertenecientes al género musical y los géneros musicales que inspiraron la música que nos gusta, y que no tienen relación con la causa que hace que nos guste el género.
-----
Es decir, que no existe una herramienta absoluta para medir los gustos, por lo que cuando nos hacemos la pregunta ¿es cierto que la música de antes era mejor? La respuesta es, y será siempre un rotundo NO.
-----
Pero entonces ¿Qué es lo que nos hace pensar que la música de antes era mejor que la de hoy en día?
-----
Existe un fenómeno psicológico que se conoce coloquialmente como Cherry Picking, que significa “Cosecha de Cerezas”. ¿En qué consiste este fenómeno, y que tiene que ver con todo este asunto?
-----
Imagina que tienes una plantación de cerezas. Tenemos nuestros arbustitos de cerezas bien chingoness creciendo, recibiendo luz de sol, siendo regadas, y absorbiendo los nutrientes del suelo. Cuando llegue el momento de la cosecha, tomaremos solo aquellas cerezas que tengan un buen aspecto. Todas las que estén verdes, podridas o mallugadas serán desechadas. Si tomamos una muestra de las cerezas cosechadas, y se la mostramos a un amigo, el podría pensar que todas las cerezas en el cultivo son como las que le estamos mostrando, cuando en realidad nosotros ya hemos filtrado las cerezas buenas de las cerezas incomibles.
-----
Con la música pasa exactamente lo mismo. Cuando sintonizamos la radio para escuchar música de la década de los 60’s, 70´s u 80’s, no estamos escuchando toda la música que se escuchaba en esa década, ni tampoco una muestra aleatoria de toda la música que se componía en ese entonces. En su lugar, solemos escuchar nuestras bandas favoritas, o un compendio de las mejores canciones de la época. Esto constituye un filtro importante, y en la mayoría de los casos, representan muy pocas canciones de las que se compusieron en esa época.
-----
Si retrocedemos más en la historia, nos toparemos con la música clásica. Sin importar el periodo de la música clásica al que nos refiramos, sea barroco, neoclásico, romántico o renacentista, solemos pensar que la calidad de esa música es mucho mayor a la que se escucha hoy en día, y es cierto, pero ¿por qué? Pues porque en esa época no existían los métodos para grabar esa música para la posteridad. El único que estaba en desarrollo era un cilindro de cera con líneas, pero era muy pinche y parecía más que escuchabas los debrayes del Canaca que la 5ta sinfonía de Beethoven, por lo que todo se tocaba en vivo y en directo. Aquellas melodías y operas que no valían la pena, simplemente se dejaban de interpretar, y caían en el olvido eterno.
-----
Entonces tenemos que hasta el siglo XIX, solo quedaba registro de la mejor música. En el siglo XX se grabó una gran cantidad de música, pero solo escuchamos la mejor, y en el siglo XXI, gracias a Internet y la globalización, cualquier pendejo puede grabar lo que canta y publicarse en Youtube, Facebook, Blogger o cualquier espacio. Además, podemos tener acceso a toda la música registrada con tan solo una búsqueda y unos clics.
-----
Incluso si nos ponemos escépticos (conducta que un servidor cree que debería adoptar la humanidad como forma de vida) y analizamos las listas Billboard anuales de los sencillos más vendidos, descubriremos asombrados que no encontraremos temas de Led Zepellin, The Doors, Queen, Rolling Stones, o Bob Dylan, que según la revista Rolling Stone, son las bandas y artistas que tocaron algunas de las mejores canciones de todos los tiempos. Muchos de los que aparecen en estas listas son bandas que muy pocos recuerdan y que para fines prácticos, han desaparecido. Ejemplos tenemos muchos, como The Archies, The Weavers, Domenico Modugno, y otros tantos que el tiempo se encargo de mandar a chingar a su madre.
-----
Si bien en estas listas figuran Elvis Presley y The Beatles (más grandes que Jesús), en general podemos afirmar que lo más popular y conocido no es lo mejor de esa época. Más bien, la mejor música producida en una determinada década es rescatada después, una vez que el furor causado por las ambiciosas disqueras para promocionar a los artistas que más venden se detiene.
-----
Es más, para que ustedes mismos juzguen, les pongo el enlace donde vienen los más grandes éxitos de cada año según Billboard, y verán como la mayoría de los sujetos enlistados, en su vida habían oído de ellos, a excepción de Los Beatles y Elvis, por supuesto.
-----
Entonces, cuando nos hagamos la pregunta ¿Es cierto que la música de antes era mejor a la música de hoy en día? La respuesta es: No, la música de antes también era mala, pero lo olvidamos.
-----
Entonces no tenemos de que preocuparnos. Dentro de 5 años, Justin Bieber y todos esos púberes cagantes estarán enterrados en la gran fosa séptica del olvido. Roguemos a Cthulhu para que baje y se los coma a todos.
-----
Sir David von Templo, Cambio y Fuera.

3 comentarios:

Gndrix dijo...

¿Y nuestro señor Cthulhu que culpa tiene?, ves que tiene el sueño pesado y todavía quieres que coma porquerias.

Rev. Alexander Strauffon dijo...

Kudos por haber explicado el fenomeno del cherry picking.

Anónimo dijo...

Enorme!!!
*Miguel Rojas