jueves, 30 de septiembre de 2010

Sobre el día de la Blasfemia y nuestro derecho a decirle a las religiones lo que se nos de nuestra chingada gana

El día de hoy se conmemora una fecha muy particular. Se trata de un día que no es una jalada como el día del Taco o el día del albañil. Se trata nada más y nada menos que del Día de la Blasfemia.
-----
¿Qué es una blasfemia? Según esa herramienta cibernética omnisciente conocida como Wikipedia, que ilumina al estudiante baquetón con su gran sabiduría, tenemos que:

La blasfemia es una irreverencia hacia lo venerado por una religión. Para muchas culturas está mal visto que se insulte de forma escrita u oral al dios o dioses de su religión establecida, y estas restricciones tienen categoría de ley en algunos países, en especial en las teocracias.

En muchos idiomas las blasfemias se pueden maquillar empleando eufemismos.


Blasfemar (del griego blaptein, "injuriar", y pheme, "reputación") etimológicamente significa grave irreverencia hacia alguien o algo digna de estima. Pero en su uso estricto y generalmente aceptado se refiere a una ofensa a un dios.

En el idioma español, y la cultura hispana en general, abunda el uso de blasfemias y expresiones que pueden considerarse blasfemas. Un ejemplo común son las interjecciones escatológicas del tipo "me cago en ..." donde el santoral, Dios Padre, Jesús y hasta la Trinidad entera pueden completar la expresión.


-----
En pocas palabras, una blasfemia es un insulto a una religión. ¿Y porque eso es bueno y tiene que celebrarse? Pues por muchas cosas mi estimado lector.
-----
Primero, debes de saber un par de cosas. Los seres humanos, por el simple hecho de serlo, merecen ser respetados en sus gustos, intereses, aficiones y capacidades, y por ende, deben recibir un trato digno de sus semejantes. Los seres humanos solo pueden perder el respeto de los demás y su dignidad como personas cuando cometen atropellos hacia la dignidad y libertad de otras personas.
-----
Las ideas, ideologías, creencias, teorías y demás no merecen respeto por sí mismas, a diferencia de los seres humanos. Las ideas solo serán dignas de respeto si demuestran que pueden ayudar a promover la igualdad entre la sociedad, o explicar detalladamente y de manera satisfactoria porque las cosas son como son.
-----
Como podrán darse cuenta, la gente entendió estos principios completamente al revés. La gente se burla de los demás y siempre anda viendo la forma de andar chingando al prójimo, y buscarán ganarse el respeto y el cariño de la gente haciendo y diciendo puras pendejadas, cosa inútil, ya que se supone que desde el inicio deberían ser respetados, pero debido a su conducta execrable, pierden automáticamente ese derecho.
-----
En cambio con las ideas, o en particular con las religiones, como que algo les hace clic en la cabeza diciendo “no te metas con la religión de ese güey, no está cool” y la gente solapa ritos y principios que atentan completamente contra la humanidad.
-----
El Día de la Blasfemia significa ponerle fin a esa situación. El día de la Blasfemia pretende que nos mofemos y burlemos de las creencias idiotas, inmorales y perjudiciales que la religión pretende inculcar en el cerebro de la gente cual cisticercos. Las religiones desde sus oscuros orígenes no han hecho otra cosa que cerrarse a la crítica. Los musulmanes declarando Yihad tras Yihad, Los cristianos con las Cruzadas y la Inquisición (que todavía existe, solo que ahora se llama Congregación de la Doctrina de Fe, que es donde Darth Ratzinger trabajaba antes de ser Papa), y así.
-----
¿Cómo es que surgió esta celebración? Pues en un día como hoy pero de hace 5 años, en un periódico de Dinamarca llamado Jyllands Posten, se publicaron unas caricaturas que representaban al profeta Mahoma, en modo de burla hacia el carácter violento del Islam, criticando al mismo tiempo la falta de huevos de los gobiernos europeos ante los dislates de los musulmanes que habitan el Viejo Continente.
-----
Obviamente la reacción de musulmanes loquitos no se hizo esperar y le llovieron al periódico un chingo de reacciones violentas. El monero que se aventó las caricaturas se tuvo que esconder para evitar terminar como un lindo queso gruyere relleno de plomo, y ni que decir del miedo que surgió en Dinamarca por ese entonces.
-----
Cuando un culto, el que sea, nos dice que no debemos criticarlo por cualquier razón absurda, en realidad está atentando contra una de las libertades más básicas del ser humano: La libertad de expresión. Tan esencial es la libertad de expresión que cuando los Estados Unidos dejaron de ser las 13 colonias, la Primer Enmienda, el primer documento que expidió como país soberano, defiende la libertad de expresión.
-----
Así es que ya saben. Si una idea no nos late, tenemos todo el derecho de decirle lo que se nos de la chingada gana. No nada más este día, sino todos los días.
-----
Pero como siempre es bueno tener una excusa para blasfemar, ahí les van unas imágenes blasfemas:
-----
Sobre el catolicismo:
-----

-----

-----

-----
Estas imágenes son de una campaña publicitaria de unos helados que fue retirada de Inglaterra. No obstante, la blasfemia sirvió para que el heladero Antonio Federeci ganara feria como hasta para limpiarse la cola.
-----
Del Islam:-----

-----

-----
De las tres religiones abrahámicas en particular-----


-----
Y si quieren ver más blasfemias, todos los días, les recomiendo ampliamente dos blogs. El del monero chileno Alberto Montt,
Dosis Diarias, y el del monero argentino Andrés Diplotti, La Pulga Snob.
-----
Pues yo ahora me despido, y recuerden, cuando alguien les diga que no digan nada malo de dios o de la religión, háganle huevos, o díganles que están en todo su derecho.
-----
Feliz Día de la Blasfemia.

1 comentario:

Ego dijo...

"Las ideas solo serán dignas de respeto si demuestran que pueden ayudar a promover la igualdad entre la sociedad, o explicar detalladamente y de manera satisfactoria porque las cosas son como son"

Me encantó este aforismo. Merece ser citado y difundido. Enhorabuena.