sábado, 26 de febrero de 2011

Sobre la imposibilidad de ciertas pseudomedicinas, o de porque la homeopatía es pura piña

Como muchos de ustedes han de saber, cada vez son más populares las llamadas medicinas alternativas. Una de las medicinas alternativas más conocidas alrededor del mundo, principalmente en nuestro México lindo y querido es la homeopatía. Tan reconocida es, que en una de las mejores universidades del país, el Instituto Politécnico Nacional, existe la carrera de Médico Cirujano y Homeópata.
-----
¿Pero qué es exactamente la homeopatía? “Pues es una medicina alternativa, en la cual ayudamos al cuerpo a que se cure utilizando sustancias 100% naturales, como plantas, savias, y raíces, con el fin de que el cuerpo elimine las toxinas que causan las enfermedades.” Esta es la respuesta de la persona promedio. ¿No es esto gracioso? ¡Pero están mal!
-----
Mucha gente de a pie (ya se me está quedando esa frase) confunde lo que es la homeopatía con lo que es la medicina herbal. Para tratar de resolver esta confusión, pues ahí les va en qué consiste a grandes rasgos cada una.
-----
La medicina herbal, también llamada herbolaría o herbología, (no, esperen, esa última no… pinche J. K. Rowling) desarrollada en todas las antiguas culturas pero principalmente en las mesoamericanas, consiste en aprovechar las sustancias que las plantas segregan o poseen para tratar enfermedades.
-----
Las sociedades antiguas del Viejo mundo antes de la Edad Media, y las culturas americanas anteriores a la conquista, la cuales vivían innovando y desarrollando tecnología para facilitarse la existencia en los ambientes hostiles en los que habitaban, al experimentar, probar y curiosear, descubrieron que habían plantas que desinflamaban heridas, otras que aliviaban dolores de cabeza, otras que aliviaban los retortijones, y así sucesivamente. Los que descubrían estas cosas eran considerados los más sabios y chingones, y se volvían sacerdotes o brujos, inventaban ritos y cosas así para poder remarcar su status de hombres sabios, para indicar que ese conocimiento no era para todos, y que solo los dignos lo podían obtener luego de mucho esfuerzo.
-----
De hecho, la medicina actual, la llamada medicina alópata, es, en su rama de la farmacopea, una continuación de la medicina herbal, solo que en lugar de tragarnos o embarrarnos las plantitas directamente, lo que hacemos es tomarnos pastillas, inyecciones y demás cosas que contienen las sustancias extraídas directito de las plantas. Así, las medicinas desarrolladas por los laboratorios más avanzados tienen un efecto medicinal más potente que las mismas plantas, y sin todas las sustancias dañinas o inocuas que pueden contener las plantas originales.
-----
Y la homeopatía, bueno, eso es algo un poco más complicado de explicar.
-----
La homeopatía fue inventada por Samuel Hahnemann hace poco más de 200 años, en un lugar y época (la Europa de la revolución industrial) donde a pesar de los descubrimientos realizados en fisiología, anatomía, biología, química orgánica, y demás ciencias apasionantes e interesantes, la gente seguía utilizando los métodos más obsoletos y peligrosos de Hipócrates y Galeno, como aplicarse sanguijuelas, hacerse sangrías, trepanaciones, ventosas, lavados estomacales y demás locuras que solo ocasionaban que los pacientes se murieran más rápido y de forma más dolorosa.
-----
La homeopatía surgió como una terapia mucho más benigna que las que se practicaban en la época, y se basa principalmente en el principio de que lo similar cura a lo similar. ¿Cómo está eso? Bueno, para poner un ejemplo, si tienes un extraño e insoportable sarpullido de otra dimensión, tienes que consumir algo que “tenga” hiedra venenosa (¿Qué porque entrecomillé la palabra “tenga”? no desesperes lector, en un momento explicare eso).
-----
El doc Hahnemann nos dice en su famoso libro, el Organon: "cualquier trastorno que afecta a los seres vivos puede ser combatido y vencido por un trastorno más fuerte que, sin ser idéntico al que se desea combatir, sea sin embargo semejante en sus manifestaciones". Esta es la piedra angular de la homeopatía.
-----
De acuerdo a la homeopatía, las enfermedades son como un mal espiritual, una aberración con respecto al estado de salud en lugar de un mal físico como lo trata la medicina convencional, además de que cada enfermedad es única, no existen dos enfermedades iguales, y ellos no curan la enfermedad, sino que se cura a cada enfermo en particular.
-----
Para la homeopatía, existen tres tipos de pacientes. Cada tipo de paciente tiene una predisposición hacia determinadas enfermedades.
-----
>>>>>El tipo carbónico es el de las personas que tienen un temperamento claro y decidido.

>>>>>El tipo fosfórico es alto y delicado y sus gestos son expresivos. Las personas de este tipo generalmente se ven invadidas por repentinos accesos de entusiasmo sufren profundamente por desilusiones también súbitas. Desde el punto de vista de la salud, el individuo fosfórico cuenta con una mineralización insuficiente y este hecho puede exponerlo a fenómenos infectivos y a trastornos neuro-funcionales de distinta naturaleza.

>>>>>El tipo fluórico es en términos generales inestable de paso y de gestos desordenados. Podría definirse como una persona carente de equilibrio desde el punto de vista físico. Este tipo de individuos tiene también carencias minerales.
-----
No sé si lo hayan notado, pero esta clasificación es muy vaga, y bien podría aplicarse a cualquier persona en cualquier momento. Como los horóscopos…
-----
¿Cómo fue que Hahnemann “descubrió” estas clasificaciones? Experimentó comiendo distintas sustancias para ver el efecto que se tenía, tomando en cuenta los síntomas que se auto ocasionaban, iban anotando sus hallazgos en un libro, Materia Médica. A este paso se le llamó probación.
-----
Debido a que muchas de las madres que en esa época se ingerían dizque para curar enfermedades, como el arsénico o la belladona, eran muy tóxicas, a Hahnemann se le ocurrió diluirlas para disminuir su efecto, y como veía que la efectividad (y con efectividad me refiero por supuesto a la efectividad para matar y no para curar) de la sustancia no disminuía, entonces se le ocurrió la idea de que a menor cantidad de sustancia en una disolución, entonces era mayor el efecto de la sustancia.
-----
El propio Hahnemann dejo escrito en uno de sus textos: "La mejor forma de aprovechar las cualidades terapéuticas de las plantas consiste en obtener su esencia y mezclarla con alcohol etílico puro en una proporción de uno a cien." Los diluyentes más comunes en homeopatía son alcohol, lactosa, azúcar y agua.
-----
Entonces, la homeopatía requiere de disoluciones, muchas, bastantes, demasiadas… Tantas, que al final, ya no queda prácticamente nada de la sustancia.
-----
¿Pero la homeopatía se basa únicamente en diluir?
-----
No, aquí es donde entra lo “mágico” de la homeopatía. Entre cada dilución se lleva a cabo un proceso de agitación enérgica por golpes firmes llamado sucusión. Según los homeópatas, pasa lo siguiente:



Dilución + Agitación (sucusión) = dinamización.



Hahnemann, comenzó a ensayar observando cuál era la cantidad más pequeña de sustancia que podía administrarse sin efectos tóxicos y que fuese capaz de producir una respuesta biológica en el organismo. Después de muchos años de rigurosos estudios descubrió un método de dilución de las sustancias, mediante el cual, se conseguía minimizar sus propiedades tóxicas y “elevar” su “capacidad curativa”. A este proceso farmacéutico lo denominó "Potenciación o Dinamización".
-----
La Dinamización consiste en un proceso de diluciones sucesivas y agitaciones entre cada una de ellas. Si yo tomo una parte de la sustancia activa y la mezclo con nueve partes del diluyente, tengo una dilución de 1:10 o 1X, si a esta dilución le tomo otra parte y la mezclo con 9 partes de agua, tengo una dilución de 1:20 o 2X, si lo hago de nuevo tengo una dilución de 1:30 o 3X, y así sucesivamente. Si el remedio es diluido 1:100, a esto se le llama 1C, si se le vuelve a diluir, esto es 1:200 o 2C y así ad infinitum.
-----
Pero ¿para qué tantas diluciones? Bueno, es que en homeopatía, ¡Mientras más diluida esté una sustancia, más potente es!
-----
Y es aquí donde entra el último principio, y posiblemente el más ridículo de los principios de la homeopatía. "La memoria del agua". Esto es que el agua, como estuvo en contacto con la sustancia que causa la enfermedad, esta conserva una memoria-personalidad-información de dicha sustancia, lo cual lleva a la cura. Esta memoria es activada en el proceso de agitación.
-----
Recapitulemos, entonces los principios básicos de esta disciplina:
-----

>>>>>”Lo similar cura a lo similar”: para curar un síntoma, debes usar algo que cause el mismo síntoma o uno similar. Esto equivale a decir que una hemorragia se cura con adelgazantes de sangre, o que una inflamación se cura con hiedra venenosa.


>>>>>“Dinamización”: Es decir que tomas la sustancia que causa los síntomas que quieres curar, la mezclas con 99 partes de agua, la agitas con muchos huevos, y después tomas una pequeña porción de esa mezcla, la mezclas con otras 99 partes de agua, vuelves a agitar y así sucesivamente. Al final, la cantidad de “principio activo” en el agua será de casi nada.


>>>>>”La memoria del agua”: Esto significa que el agua recuerda cualquier cosa que se le disuelva, pero la dinamización hace que se “active” esa memoria. Esto me lleva a la siguiente pregunta: ¿Tomamos nuestra propia mierda?, porque cuando cagamos, ¿con que entra en contacto nuestra mierda? ¡Con agua! ¡Incluso cuando jalamos la cadena el agua y la mierda se agitan!
-----


-----
Así de ridícula es la homeopatía.
-----
Entonces, ¿porqué me molesta? Si una sustancia está demasiado diluida, pues no va a tener efecto, nuestros más básicos conocimientos de química nos dicen esto. Digo, no nos van a hacer daño ¿o sí?
-----
El problema con la homeopatía no es ese, sino que desvía a los enfermos hacia charlatanes, magufos y embaucadores hijodeputas que se aprovechan del estado de salud y el estado emocional de las personas y les venden toda clase de remedios estúpidos. Si una enfermedad seria, como el cáncer o el SIDA no se trata debidamente con medicina basada en ciencia, puede llegar a la muerte, y la homeopatía no lo va a evitar.
-----
¿Entonces, si la homeopatía son puros cuentos chinos, porque se sigue pranticando después de más de un siglo?
-----
Una buena razón es que, algunos estudios han observado que la homeopatía tiene algunos efectos como el efecto placebo. ¿Qué es el efecto placebo? No, no es el efecto que tiene la música de la agrupación musical Placebo sobre quien escucha su música. El efecto placebo el fenómeno por el cual, algunos pacientes sienten mejoría en sus síntomas al tomar alguna sustancia inútil para curar la enfermedad, como pastillas de azúcar, pero la enfermedad no se cura.
-----
Muchos experimentos se han conducido para ver si la homeopatía realmente tiene efecto, cuando los estudios son realizados con buenos controles y estándares doble ciegos (como Cthulhu, la Gran Zanahoría y el Monesvol mandan), la homeopatía siempre (y recalco el SIEMPRE) falla. Así lo demuestra un famoso experimento de la revista norteamericana Nature. El profesor de medicina alternativa y complementaria Edzard Ernst, revisó la literatura homeopática y concluyó que los remedios homeopáticos "no contienen ingredientes activos biológicos y no son más efectivos que pastillas de azúcar" (aquí la liga a ese estudio). Otro buen artículo presentado por la jornada de la UNAM se encuentra en la siguiente liga.
-----
La segunda razón es precisamente lo que explique al principio de esta entrada. Mucha gente cree que todas las medicinas alternativas, sea la ayurvédica, la holística, las flores de Bach, el naturismo y todas las demás, entre ellas la homeopatía, son lo mismo que la herbolaria, cosa que como ya explique, no son lo mismo. La herbolaría es medicina basada en ciencia, es decir, basada en observar y experimentar, mientras que las demás se basan en lo que podríamos llamar “magia”.
-----
Y esto es todo por el día de hoy, pero no se despeguen de este pequeño blog, porque en las próximas entradas, de quien sabe cuántas, me dedicaré a cavar más a fondo sobre el tema de la homeopatía.
-----
Sir David von Templo, Cambio y Fuera.

5 comentarios:

Pancho "el autor" dijo...

A mi la neta se me hace una mamada, solo funciona para curar la cruda (una chela cuando andas crudo... aunque no creo que todos los azúcares rápidos que tiene la cerveza sirvan de algo, estoy convencido de que es homeopatía... xD)

Te dejo esta canción que, si bien la letra no se refiere a los homeópatas en sentido estricto, les acomoda perfecto:

http://www.youtube.com/watch?v=kzI_TtwtZqs

Anónimo dijo...

Tu artículo se parece mucho a uno publicado anteriormente por papaesceptico.wordpress.com, hasta utilizas la misma imagen. Sigo con regularidad tu blog y el de papá escéptico (entre otros más), y me decepcionas. Como no se te ocurrió nada original en esta semana tuviste que plagiar lo de otros.

Sir David von Templo dijo...

¿Porqué la gente que desprestígia lo hace como anónimo? Pero bueno, amigo anónimo, lo de la homeopatía lo han tratado CIENTOS de bloggers, no solo Papá Escéptico. Yo sólo estoy poniendo mi granito de arena, para que la gente se deje de fiar de este timo y confíe más en la edicina de verdad, la que salva vidas.

Pancho: Ya cheque la canción, esta chida hermano, gracias.

Sizu Yantra dijo...

Interesante...

El que tiene nombre dijo...

Dados los típicos argumentos contra la homeopatía me veo en la necesidad de leer esto:

"Si una enfermedad seria, como el cáncer o el SIDA no se trata debidamente con medicina basada en ciencia, puede llegar a la muerte, y la homeopatía no lo va a evitar."

¿Entonces esto quiere decir que la medicina convencional tiene una cura? Lamentablemente no es así para estas enfermedades. No hay ni cura para el SIDA ni para el Cancer.

Sobre el resto del artículo, queda mas que decir en no es nada nuevo. Esta muy alejado de la realidad actual. Como quieran sigan llamándola charlatanería, haciendo suicidios y apoyando a organizaciones pseudoescépticias y paradojicamente pseudocientíficas.