domingo, 2 de mayo de 2010

Reflexiones acerca de los usos y costumbres de la juventud actual

Hace dos días fue el Día del Niño aquí en México, y cada que se acerca esta fecha recuerdo con mucho afecto los pocos momentos felices de mi infancia. Recuerdo que cuando era niño solía pasarme pegado horas en el televisor viendo programas que aún eran buenos, como los Thundercats. Pasaba también mucho tiempo leyendo todos los libros que cayeran en mis ansiosas manos. Agarraba gigantescos pedazos de plastilina para hacer figuras como dragones, dinosaurios, robots, y cualquier engendro que pasara por mi cabeza. Recuerdo también cuando jugaba beisbol con mi papá, cuando los celulares no estaban de moda, y cuando las cosas parecían ser más sencillas.
-----
Ahora, cuando veo pasar a un grupo de mocosos en la calle, o a los adolescentes que estudian en secundaria y preparatoria, esos recuerdos llegan a mi cabeza con la velocidad del tren bala de Japón, y, luego de una retrospectiva, me doy cuenta de algo triste. Que la juventud se ha ido mucho a chingar a su madre.
-----
Sé que a muchas personas les viene valiendo madre lo que los chavos hagan, y, en mi humilde opinión, eso es una sobradísima pendejada. Estos chamaquitos van a ser quienes hereden la de por si enferma y fracturada bola de lodo que llamamos Tierra, y los ejemplos y educación que como sociedad, o mejor dicho, como humanidad, no han hecho lo necesario para convertirlos en las personas que podrían ayudar al planeta.
-----
La juventud moderna me causa un sentimiento de repulsión. Esto es por diversas razones, que pueden reducirse a que los chamacos de hoy son todos unos mocosos execrables. ¿Y por qué digo que son unos mocosos execrables? Por muchas razones, que posiblemente ya haya discutido antes pero que no están de más enumerar de nuevo:
-----
Primero, tenemos que los mocosos de hoy siguen siendo educados con los mismos tabúes, estereotipos y prejuicios que no han hecho otra cosa más que contribuir a la creación y al mantenimiento de una sociedad clasista, hipócrita, discriminatoria y enfocada solo al consumo. Aquí la culpa no viene a ser de los mocosos, sino de sus padres, quienes, en la mayoría de los casos, no prevén el tener un hijo al momento de coger. Debido a que no toman precaución ante esta situación, pues los pendejos nuevos padres no hacen otra cosa más que repetir las gastadas fórmulas que son anacrónicas en esta nueva época. En otras palabras, los educan con ideas que llevan décadas valiendo pito. Y si observamos a más detalle estas ideas anacrónicas, nos vamos a dar cuenta de que la mayoría son apoyadas y fundamentadas por los grupos de la derecha de nuestro país (cuando digo derecha, me refiero a aquella parte de la sociedad que es religiosa ultraconservadora, apoya el neoliberalismo y parece estar en contra del progreso social y científico. Aclaro esto porque hay muchas derechas, dependiendo de las posturas que toman ante ciertas reformas sociales) quienes se han mantenido en el poder gracias al PRI y al PAN.
-----
Entre las ideas que considero anacrónicas, y fuera de la realidad actual pues están la discriminación a los homosexuales, el sexismo, el racismo (no solo me refiero al odio hacia la gente de raza negra, sino también a la de los indígenas de nuestro país), el auto-racismo (ya saben, que la mayoría de los morros se mueren por ser gringos, y muchos adultos también), la burla a los discapacitados, entre otras que a lo único que contribuyen es a sembrar desigualdad social.
-----
Segundo, a los chavos de hoy se les educa para que carezcan de sentido crítico, y de pensamiento escéptico, y tampoco se les inculca un gusto por las artes ni las ciencias ni los deportes, sino todo lo contrario. A los padres de familia actuales se les hace más cómodo hacer que sus mocosos sean educados por la televisión, pero en lugar de ponerles programación de calidad (como bien podría ser NatGeo, Discovery Channel, History Channel, o ya de perdida el Canal 11), lo que hacen es ponerles como educador al Duo Diabólico, es decir, Televisa y TvAzteca, quienes en su programación no hacen otra cosa que mandarles las ideas ya mencionadas a los chavos. Ni siquiera sus novelas infantiles logran disimular del todo esas ideas, si eres lo suficientemente observador como para darte cuenta. Por ejemplo tenemos la famosa novela “Carrusel” (¡Cuantos estereotipos sobre los negros no difundió ese bodrio!). En cuanto a los deportes o a las actividades al aire libre, no veo tampoco un fomento real. Al único deporte que se le presta atención es al futbol, y se le concede a este inmundo pasatiempo una cantidad malsana de tiempo y de dinero. En pocas palabras puedo decir, como Tankostro antes que yo, que a las niñas las educan con novelas y a los niños con futbol.
-----
Tercero, y esto va muy relacionado con el punto anterior, es que los niños no muestran un genuino interés hacia conocimientos realmente útiles y confiables, como lo son las ciencias y las artes, y tampoco muestran tener una verdadera conciencia social. Y esto lo podemos saber al escuchar de que platican los morritos y los no tan morros (adolescentes pues). Entre los temas de conversación de los jóvenes de hoy podemos encontrar la selecta lista de temas:

>>>>>Resúmenes del último capítulo de la novela juvenil en turno.

>>>>>Debrayes filosóficos profundísimos acerca de la obra literaria de Stephanie Meyer.

>>>>>Los resultados del último partido entre dos equipos pedorros de futbol.

>>>>>Los acontecimientos ocurridos en una de sus ya acostumbradas borracheras en algún antro de mala muerte.

>>>>>La vida y obra de algún actorcillo o cantante prefabricado

>>>>>La letra de las canciones de alguna de las banditas dizque rebeldes, que son todas un calco de la otra (Léase Panda, Tokio Hotel, Motel, Allison, y bandas similares)

>>>>>Si son chavos ya mayorcitos (de los que ya tienen pelambre en los huevos), sobre las posesiones materiales que posean, como su ropa, y si ya tienen edad para conducir, de sus autos.
-----
A todo lo anterior hay que recordar, que la palabra “güey” estará intercalada en la conversación aproximadamente cada 3 palabras.
-----
Lo sé, esto no parece nada alentador. A esto, hay que agregarle que el sistema educativo actual no fomenta el pensamiento crítico y la curiosidad, sino que se basa únicamente en la memorización de cifras, datos, fechas, de una manera inconexa en la mente del alumno. Se les enseña únicamente a leer y a escribir (y lo peor del caso es que los mocosos ni siquiera asimilan bien eso, porque de lo contrario, el Messenger otra cosa distinta sería) y a sacar calificaciones aprobatorias a lo vil idiota, ocasionando que no aprendan ni una jodida verga. Si no me leen chéquense estas joyitas, tomadas directamente del blog de Ego
-----
Y por último, a los chavos de hoy se les inculca una educación basada en el consumo, en el que solo se puede ser feliz si posees posesiones materiales superfluas, como los iPods (aunque luego un par de audífonos, he de admitirlo, son un gran aliviane cuando te encuentras en medio de una densa atmósfera de pendejez), la ropa de marca (En realidad no entiendo que pedo con la ropa de marca. Es hasta diez veces más cara y vale verga más rápido), juguetes de marca, que solo ocasiona que los chavos se comparen con otros, y obviamente, la música de las disqueras trasnacionales, que impiden que conozcan otro tipo de música más allá del espantoso reggaetón y las emo-depresivas melodías actuales.
-----
A vista de todo lo anterior, el panorama no parece bastante favorecedor, pero yo soy de los que aún creo que hay alguna esperanza, aunque sea chiquita, en medio de todas estas plagas. Si eres un jovenzuelo, y has caído de casualidad en este blog, significa que ya te has dado cuenta de lo que está mal, y que por ende, no eres como la gente que he descrito. Si eres un adulto joven planea tener sus retoños, o un adulto que ya tuvo sus crías, pues déjame pasarte aunque sea unos pocos consejos, para que tus niños puedan ser, ora sí que gente de bien, y no se conviertan en mocosos deleznables y execrables, y te veas en la necesidad de leer libros sobre niños índigo para auto engañarte creyendo que tus mocosos son los próximos mesías.

>>>>>Para empezar, no les compres ropa de marca y cosas superfluas, así como juguetes ostentosos y que se descomponen rápidamente (como los Mattel), ya que eso solo ocasionará que se comparen con otros niños y se vuelvan unos culeros. Mejor compra unos juegos de mesa, o modelos a escala de construcciones o vehículos, o kit para que el mismo o tu y el armen su propio juguete. Sirve que así pasas tiempo con ellos, y no gastas tanta lana

>>>>> Cuando vayas de vacaciones con tu extirpe, no los lleves a lugares mierdosos como Acapulco o Cancún, que siempre se saturan en los puentes y periodos vacacionales. Cuando ocurra eso y vivas en la ciudad, llévatelos a un museo (la ciudad de México tiene muchos, todos muy interesantes), con credencial de estudiante, pues les hacen descuento, o hasta entran gratis, sirve que así aprenden. Si prefieres salir, llévatelos mejor a una excursión, o a acampar al cerro, sirve que así entran en contacto con la naturaleza y se ponen en forma.

>>>>>En cuanto a la educación, procura darles una confianza hacía la ciencia y las artes. Haz que muestren un genuino interés en todo lo que los rodea. Enséñales que la ciencia tiene explicaciones sorprendentes sobre todo aquello que nos rodea, y que de no ser por ella, no tendríamos ni televisor, ni videojuegos, ni iPods, ni ninguna fregadera similar.

>>>>>Si tienes en casa un televisor, procura que lo que tus chamacos vean sean programas de calidad. Te sugiero sobre todo, si no puedes costear televisión de paga, el canal 11. Ahora que si tiene cable, Discovery Channel, History Channel, NatGeo, Fox, y canales con contenido científico, o de crítica social a través de la comedia son la mejor opción.

>>>>>Con las tareas de la escuela, hazte un tiempo, aunque sea una vez a la semana, para checar el progreso de tu pequeño saltamontes en sus estudios. No te vaya a pasar que te enteres de que tu hijo reprobó el año cuanto te llamen de la escuela diciendo que se fue a extraordinario. Procura también que no se quede con solo lo que le dicen en la escuela, sino que investigue un poco más de los temas que vea, para que no se le vaya a olvidar luego de contestar el examen de la materia en cuestión.

>>>>>Y ya que estamos hablando de la educación, dales una educación sexual sin tapujos. Nos los hagas sentir sucios o culpables con el acto más satisfactorio, saludable y divertido que existe. Debes tener bien en cuenta algo, hablar de educación sexual no implica que los vayas a educar para que den rienda a la hilacha. Cuando digo educación sexual me refiero a que los hagas responsables de lo que van a hacer, que sepan de anticonceptivos (he conocido pendejazos que llegan al clímax sin saber cómo carajo se pone un condón), que tengan el suficiente cerebro para saber las consecuencias que puede tener, desde embarazos hasta infecciones, y que ambas se pueden evitar con tantito cuidado y responsabilidad, sin necesidad de no coger. Ya si les puedes enseñar una posición o dos, pues mejor.

>>>>>Finalmente, y esto mejor lo dejo a tu criterio para no meterme en pedos, diles que “Dios” no es más que una invención de los humanos cuyo fin es hacer sentir reconfortados a los que se sienten insignificantes en este vasto cosmos, y que también sirve para que aquellos que no tienen la conciencia tranquila le adjudiquen sus penurias, defectos y culpas. Si eres de los que creen en un dios, pues no los eduques nomas en tu religión, porque eso es un abuso. Déjalos que vean que pedo con otras religiones y si alguna les gusta, pero no es la tuya, pues dale todo tu apoyo. Y si prefieren ir por la vida sin religión, pues igual apóyalos.
-----
Estos son todos los consejos que les puedo dar sobre cómo ayudar a los niños. Sé que toda esta reflexión fue larguísima, pero espero que con esto tengamos pues un mundo menos jodido. Y es que la verdad, la minoría pensante ya no está para aguantar tanta chingadera.

2 comentarios:

SynthPop dijo...

jajaja que entrada tan divertida.

a mi me late un chigno el canal once.


yo tengo dos sobrinas y hay veces que estoy acà escuchando rolas chingonas y ellas a un lado jugando. se ve padre como (creo yo) como se les va metiendo el rock and roll sin que se den cuenta. me gusta que escuchen rock involuntariamente en lugar de toda la mierda que abunda hoy en dia como el duran...el reggaet... para que hablamos de ellos.


saludos.

Anónimo dijo...

Puntos buenos y puntos malos en la entrada, partiendo de la percepción de cada persona, muy útil y muy informativa, tienes razón hay que hacer algo por nuestra juventud, aun soy joven y fui de los que procreo un retoño involuntariamente pero acepte mi responsabilidad y le echamos pa' delante, en mi cabeza aun albergo aquellas utopías de educación y modos de vida, que me gusta transmitir a mi hijo, con el ejemplo. Es vital entender que un niño nunca aprenderá lo que se le dice, pero que observa que no de hace. Los actos valen mas, mucho mas que las palabras, eso que quede claro!! Salgan a aportar un granito por un mejor futuro y yo les aseguro que algún día el mundo se los agradecerá!! Resistencia!!!