sábado, 21 de agosto de 2010

Sobre las posibles consecuencias de las adopciones gay

En mi corta vida creo que he llegado a conclusiones importantes:
-----
Primero, digan lo que digan los fanáticos religiosos, estúpidos con poder mediático con Esteban Arce, y los altos mandos de los cleros más importantes, la homosexualidad es algo natural. Y es tan natural que en el reino animal encontramos una gran inmensidad de ejemplos de animales que practican la homosexualidad. Delfines, flamencos, y pingüinos son los primeros animales que se me ocurren, y si están al borde de la extinción, no es por sus prácticas sexuales, sino por el poco cuidado que tiene el ser humano con el medio ambiente, por su depredación, y por su afán de destruir ecosistemas para construir campos de golf. (Neta, los seres humanos debemos de ser demasiado pendejos si nos dejamos apantallar por un pinche campo de golf, en lugar de una selva, una sabana, un bosque o un manglar).
-----
Los homosexuales son personas como cualquiera de nosotros, y por ello merecen respeto. No son ni gente enferma, ni zafada, ni con problemas, y, discrepando fuertemente con las ideas de Sigmund Freud, no son gente que haya sido violada de pequeña, o al menos, no todos.
-----
El que a una persona le gusten las personas del mismo sexo no me afecta en lo más mínimo. Cada quien puede tener los gustos y preferencias que se le den la gana, mientras no se las imponga a los demás, ¿o es que acaso la comunidad homosexual nos está obligando a los heterosexuales a ser gays? ¿Acaso los homosexuales nos van a coger por el culo cuando nos agachemos? Y no contesten las preguntas, todas son retóricas.
-----
Hay personas que deberían aprender cuando mantener su hocico callado, desde estudiantes que se quieren hacer los chistosos, y que ganas dan de practicarles una piadosa eutanasia, pasando por pendejos con programas en televisión abierta, pero sin el coeficiente intelectual para decir cosas coherentes, hasta sujetos con una autoridad que les fue dada solo por pertenecer a un culto, y, que en lugar de aceptar lo nuevo y bueno, prefieren quedarse anclados en su estupidez y dogmas retrógradas.
-----
Pues bien. Me he visto tentado a crear una nueva etiqueta en el blog la cual llamaría “El idiota de la semana”, pero he desistido, en parte porque mis clases en la universidad no me dejan mucho tiempo libre, y en parte porque hay tantos idiotas en este mundo que una semana para cada uno no sería suficiente para enumerarlos a todos. Todo esto se dio a raíz de los comentarios estúpidos de ciertos clérigos de alto nivel, (pero alto nivel de idiotez).
-----
Tenemos por ejemplo el comentario, por demás baboso, del arzobispo de Guadalajara Juan Sandoval Íñiguez, y cito: “Les gustaría que los adoptaran unos maricones”. Hay que ser increíblemente estúpido, o ya de pérdida sentirse muy osado y protegido como para decir semejante estupidez en público. El otro comentario no es otro que del propio Hugo Valdemar, el vocero del corrupto y despreciable Norberto Rivera, quien aseguro con muchos huevos: “esas leyes dañan más que el narcotráfico”. ¿Y cómo puede ser que el respetar al prójimo sea peor que el narcotráfico? ¿No se supone que su pinche Mesías hippie dijo que hay que amar al prójimo, ofrecer la otra mejilla, perdonar, y todas esas cosas a toda madre? ¿No creen que ya sea hora de comenzar a poner en práctica esos sabios consejos, en lugar de usar la figura del barbón buena gente como una vil razón social?
-----
Y el matrimonio y adopción de infantes por parte de los homosexuales sigue dando de qué hablar, principalmente en países que se pueden declarar tercermundistas. Hace poco en Argentina, se aprobó en todo el país el matrimonio homosexual, y se castiga la discriminación hacia ellos. Volviendo a asuntos más nacionales, tenemos que en todos los estados se reconocen los matrimonios homosexuales que se hayan efectuado en el Distrito Federal (ora sí que todos coludos o todos rabones, lástima para Guanajuato y Michoacán, estados conservadores por antonomasia). Y todos los detractores de esto están que se los carga la chingada.
-----
Una persona sensata se preguntaría ¿Y cuál es el chingado problema de que los homosexuales adopten niños? Digo, en un país donde todavía no se tiene una cultura de la anticoncepción, y donde el aborto es demonizado, imagínense la cantidad de infantes que nacen a cada momento. Muchos de estos niños terminan siendo criados por sus familias, las cuales no estaban preparadas para asumir la responsabilidad que representa criar a un niño, lo que vuelve el terreno fértil para abusos y maltratos. Muchas veces los niños corren con peor suerte y terminan abandonados o muertos.
-----
Algún cabrón despistado me dirá “Pues sería peor si los abortará, porque los privas del derecho de nacer”. Aún hay muchos de esos cabrones, pero entiendan babosos, un embrión o feto no es lo mismo que una persona. Si neta les importara lo que les puede pasar a los niños, deberían dejarse de preocupar por los que aún no están en este mundo, y mejor ocuparse de echarles la mano a los que ya están aquí, permitiendo que puedan una familia donde los quieran, no una donde los pongan de payasitos en el crucero o vendiendo chicles en los semáforos, solo porque a los jodidos padres les ganó la calentura.
-----
Pero bueno, volviendo al tema del derecho de las parejas homosexuales a adoptar, y considerando todas las posibles consecuencias que podría originar este hecho, se elaboró esta gráfica de sectores donde podemos ver esas posibles consecuencias y su porcentaje de probabilidad.
-----


-----
Supongo que todo queda más claro ahora ¿o no?
-----
Sir David von Templo se despide, no sin antes instar a todos aquellos lectores escépticos y que tienen un blog, a que participen en el Circo del Absurdo. Si quieren participar, pueden mandarme un correo electrónico a sir.david.von.templo@gmail.com, o bien, poniéndome en los comentarios de esta entrada que desean participar, y también un link del post con el que quieran participar.
----
Ahora si, Cambio y Fuera.

ACTUALIZACIÓN: Ya se porqué me sonaba tanto el nombre del cardenal Juan Sandoval Íñiguez. Este cabrón hace poco más de dos años recibió de parte del gobierno de Guadalajara la infame cantidad de 30 millones de pesos para construir un "Santuario de todos los Mártires". Afortunadamente luego de un par de meses , gracias a casi siete mil quejas a la CNDH, a dos marchas y a un chingo de mentadas de madre, ese dinero fue devuelto y la dichosa iglesia esa no se construyó. Así que, ¿qué calidad moral puede tener un hijo de su putísima madre que recibio una "limosnízima" completamente fuera del marco legal, y que además ese dinero era de los contribuyentes del estado de Guadalajara?

8 comentarios:

Un monotrema disgustado dijo...

Bueno, mi opinión tiene alguna discrepancia, pero que se justifica por otro sendero y termina por estar de acuerdo con lo que escribes.

La homosexualidad en la naturaleza animal sería una traba para el equilibrio de las especies: dos criaturas del mismo sexo no pueden generar nuevos individuos, que es lo que "se espera" de ellos. Las relaciones homosexuales son muy puntuales: animales como los ciervos, elefantes o los íbices (por poner unos ejemplos) llevan comportamientos homosexuales en su juventud con el mismo motivo que los leoncitos juegan a cazar: preparación para la vida futura.

No obstante, dado que el ser humano no busca ya esa carrera por perpetuar sus genes, sino alcanzar una estabilidad emocional que le llene, veo la homosexualidad humana como algo totalmente respetable. ¿Qué problema hay con que dos mujeres o dos hombres se quieran? No hacen daño a nadie y, por el contrario, se hacen sentir bien el uno al otro. Algo que no todas las parejas heterosexuales pueden decir.

Por tanto, si una de estas parejas es capaz de procurarle a un niño lo que precise (cariño, hogar, comida, educación...) me parece perfecto que adopten, más sabiendo que seguramente estén salvando a ese niño de una vida mucho peor.

Ego dijo...

Ooooye, David. Gracias por tu interés en mi entrada sobre lo políticamente correcto, pero creo que no va con la onda del Circo del Absurdo. En cambio, me latería más proponer la de la Ley de la Atracción y la Guerra de Irak, ¿te parece?

Nos vemos.

Sir David von Templo dijo...

Me parece perfecto hermano.

Saludos

papaesceptico.com dijo...

Como odio a los malditos HOMOFOBICOS, sobre todo a los idiotas religiosos, imagínate que sacaran una ley que diga.... prohibido que las familias ATEAS adopten ninios??? en mi blog infinidad de veces me insultan diciéndome homosexual (y otras palabras mas ofensivas) como si me fuera a sentir mal, o me insultan diciendome que mi hijo va a ser gay... uta me rio de eso, simplemente lo querría igualito y tendría todo mi apoyo!! en lo persona soy heterosexual, pero apoyo mucho a este movimiento hay que aprender a quitar estos complejos a la gente y lo malo la pinche religión es la que menos ayuda..

con respecto a lo del circo del absurdo, claro que puedes colocar este articulo mio de el exorcismo, deja te mando un par mas que tengo en mi blog recientes.. te mando un correo

saludos

Sizu Yantra dijo...

Que tal... No soy homofobico ni mucho menos, en mi corta vida he respetado y aplaudido la diversidad de opiniones, creencias y preferencias sexuales. Sin embargo, disto un poco de creer que la adopción de parte de homosexuales sea la mejor decisión, o que sea la mejor solución a el sufrimiento que viven los niños huérfanos y algunos que no lo son. Que se casen dos personas del mismo sexo? hombre estoy de acuerdisimo, si se aman que compartan su vida, son dos personas maduras y responsables de sus actos, pero lo de los niños aun no me termina de convencer...no. Creo que la solución al problema de los niños huérfanos y que sufren va mas allá de aceptar la adopción de parte de parejas homosexuales, los que están a favor de esta ley, se han encargado de asegurar que este hecho solucionara este problema, pero yo creo que la solución no es esta y va mucho mas allá. No lo se, respeto cualquier opinión, pero aun no me parece lo mejor la adopción de estas parejas... Humilde opinión, saludos y felicidades por tu blog!!

Sir David von Templo dijo...

Sizu Yarta => Pues al principio yo tambien me mostraba un poco en contra de la adopción, so riesgo de que los chamacos sufrieran "traumas", pero despues caí en cuenta de algo: todos a lo largo de nuestra vida desarrollamos traumas, aun en nuestras familias heterosexuales. Lo más cagado del asunto es que esos traumas no son causados por las preferencias sexuales de nuestros padres, sino por todas sus frustaciones personales, profesionales y similares.

Para todos los lectores ==> En todo caso la solución para todo sería la tolerancia y el respeto, pero para ello necesitariamos crear campos de concentración para los pendejos o algo así.

Pancho "el autor" dijo...

Me parece que dices muchas cosas ciertas en este post, sobre todo lo del barbón buena onda [y creo que compartimos la idea de que la iglesia no tiene autoridad moral para hablar de maricones después de tantos cargos de pederastia] pero la verdad es que no estoy de acuerdo en que una pareja homosexual adopte.

También estoy de acuerdo contigo en que sea algo que la homosexualidad sea algo que se de naturalmente en los animales [en todos los animales, aunque hay quien dice que no somos] pero en lo personal creo que no es lo idóneo [al igual que la maldad es algo natural al ser humano pero no es lo que se busca].

Y ya nada más como aporte para la gente que lea tu blog y no lo sepa; recuerdo que alguien me dijo que "ya van a dejar que adopten y que sean casados en todos los estados" me dio muchísima risa porque una vez que permiten matrimonio entre homosexuales ese matrimonio vale en todos los estados per se y la neta desde antes ya podían adoptar [porque no es un requisito estar casado para ello].

¡Saludos!

Anónimo dijo...

Gracias por tu respaldo desde España