viernes, 6 de mayo de 2011

Reflexiones sobre publicidades, feminismo, optimismo y refrescos embotellados

Antes de comenzar con la entrada, pido disculpas por mi larga, larga ausencia de este espacio. Ustedes ya deben saber que soy estudiante universitario en una escuela donde como parte de mi carrera (Ingeniería Mecatrónica), tengo que fabricar elaborados autómatas mecánicos y electrónicos que puedan hacer una función determinada (seguir una línea blanca en el piso, separar piezas de diferentes características, robot que se empujen unos de otros fuera de un círculo, y demás cosas harto interesantes y prácticas), pero puesto a que no me alcanza el dinero para pagar mi colegiatura, trabajo como becario para el profesor más chingón de la escuela, echándole la mano en la logística de las etapas regionales de la Olimpiada Mexicana de Matemáticas, y la Olimpiada Mexicana de Física, en el Estado de México, donde tengo en ¿honor? de haber nacido y residir en el.
-----
Como deben suponer, tanta chamba acaba desquiciándome, y pues que mejor que tomarse una pequeña licencia de algunas cosas. Pero afortunadamente para mi salud mental y mi vida en general, se ha presentado un breve cese al fuego. Una tregua entre la Institución y yo. Así que es hora de escombrar este changarro, y volverlo a poner en marcha.
-----
Y bueno, quizá recuerden que en una entrada anterior les comente acerca de la publicidad que se trasmite por televisión.
-----
Los comerciales son segmentos cortos ideados para promocionar un cierto producto a la teleaudiencia. No fueron hechos para que vayamos al baño o nos preparemos un emparedado (aunque en eso son bastante eficientes, no voy a negarlo). Muchas veces estos comerciales influyen en nuestra forma de pensar sin que nos demos cuenta. Algunos de esos comerciales son muy divertidos, otros son como lo dije antes, simplones, ridículos, o incluso un poco insultantes.
-----
Pero bueno, voy a mostrarles un anuncio que desde que lo vi, me dije a mi mismo: “Templo, tienes que destazar esa madre”
-----





-----
¿Qué es lo que hemos visto, estimados lectores? Nada más y nada menos que uno de esos mensajes pseudo feministas ñoños de siempre. Vemos a un grupo de mujeres dentro de una oficina, con actitudes sospechosas. Una vez que el televidente las atrapa en la movida, vemos que están cavando un túnel, desde el lugar de trabajo, hasta ¡Nada más y nada menos que una tienda departamental donde al parecer la mercancía esta de oferta! Nomás le faltó al comercial decir que la tienda departamental era Liverpool.
-----
Vienen a mi mente los siguientes versos
-----
En perseguirme, Mundo, ¿qué interesas?
¿En qué te ofendo, cuando sólo intento
poner bellezas en mi entendimiento
y no mi entendimiento en las bellezas?

Yo no estimo tesoros ni riquezas;
y así, siempre me causa más contento
poner riquezas en mi pensamiento
que no mi pensamiento en las riquezas.

Yo no estimo hermosura que, vencida,
es despojo civil de las edades
ni riqueza me agrada fementida,

teniendo por mejor, en mis verdades,
consumir vanidades de la vida
que consumir la vida en vanidades.

------
¿Saben ustedes quien fue la persona que escribió estas lineas? Nada más y nada menos que la grandiosa Juana Inés de Asbaje y Ramírez de Santillana, mejor conocida por la chilanga banda como Sor Juana Inés de la Cruz.
-----

Esta es Sor Juanita a sus quince primaveras, ¿verdad que era preciosa?

-----
Lo que este comercial pretende es imponer una imagen falsa y estereotípica del feminismo. Desde principio de la sociedad de consumo, se ha tratado de imponer la vanidad y la frivolidad como si fuesen virtudes inherentes de las mujeres. Al final, cuando se pretende fundamentar el feminismo es estos prejuicios y estereotipos, este no pasara de ser vil misandria. Este comercial pretende decirles a las mujeres que deben de sentirse orgullosas de ser frívolas, sentirse orgullosas de irse de compras, o de tener gadgets rosas, y un sinfín de pendejadas más que no son ni de cerca feministas.
-----
El verdadero feminismo radica en que las mujeres puedan desarrollar sus capacidades intelectuales, profesionales, físicas y demás, volviéndose independientes, críticas, escépticas, pero sin olvidar que pertenecen a una sociedad que requiere de personas con las características ya descritas (escepticismo, independencia, etc.) para volverla más justa.
-----
El verdadero feminismo va más allá de decir “abajo los hombres y arriba las mujeres” o “viva el rosa”. El verdadero feminismo estriba en todo lo contrario: en poder mandar al demonio esas mamadas y poder desarrollar plenamente nuestras capacidades, no como miembros del género masculino o femenino, sino como seres humanos, así en general.
-----
Pero bueno, una vez establecido esto, pasemos a otro comercial que desde que lo vi, considero que es el colmo del descaro. ¿Cuál es ese comercial? Nada más y nada menos que este:
-----





-----
Los comerciales de las aguas negras del imperio suelen ser en su mayoría como un misil de miel para el páncreas de aquel que los vea. Tanto la Caca Cola como sus comerciales son la principal causa de diabetes mellitus, así que ya sabemos porque esa enfermedad es de las más comunes en territorio nacional. ¿Pero por que considero que este comercial es descarado? Existe un sinfín de razones. Pero para no hacer el cuento largo, les pasaré otro videíto, donde se resume perfectamente el descaro del comercial en cuestión.
-----





-----
Volviendo al comercial original, hay otros puntos que quisiera comentar. Como por ejemplo de ¿Qué es eso de que por cada científico que inventa un arma hay 200 mil madres haciendo pasteles? Que no mamen, es como si dijeran que los científicos única y exclusivamente se la pasaran viendo como joder a la humanidad. Repito lo que dije en una ya clásica entrada: Los científicos no se la pasen inventando rayos, ni robots gigantes, ni monstruos tipo Godzilla o Gamera, ni nada de eso. Al contrario, con el planeta tan jodido como esta, ellos son la primera línea de defensa contra el hambre, los climas extremos y demás problemas que pueden extinguir a nuestra especie. Es gracias a los científicos que tienes carro, computadora, calles pavimentadas, iPods, Televisión, vacunas, medicinas, doctores, edificios grandes duraderos, ropa abrigadora, cómoda y fresca, comida que dura sin pudrirse meses, entre todas las demás cosas que uno y todos disfrutamos. Ninguna de las cosas que nos facilitan la existencia nos cayó por obra y gracia del Espíritu Santo, ni bajó ningún diosito bimbo a decirnos: “mira, como veo que te da hueva caminar, ten, te doy los automóviles” ni nada parecido. Todo eso fue gracias a los científicos, a su esfuerzo, determinación y principalmente a sus super-chingones cerebros.
-----
Quizá la intención del comercial pueda parecer infundir optimismo en este mundo decadente, pero no olvidemos el refrán: “de buenas intenciones está empedrado el camino hacia el infierno”.
-----
Si, el mensaje se ve bien bonito, nos dice que el mundo no es un sitio tan pinchurriento como parece, y si, el mundo no es tan pinche como parece, pero esas estadísticas están muy sin ton ni son, ¿De qué sirven los osos de peluche para mejorar al mundo? Las personas que donan sangre, pues no lo pongo en duda. ¿Los tapetes de bienvenido realmente combaten la discriminación?
-----
No chinga, el chiste para mejorar al mundo consiste en dar soluciones. Como invertir el 4% del PIB en ciencia. Como recortar la matrícula de las carreras administrativas e incrementar las de humanidades y artes, de ciencia y de ingeniería. Como dejar de hacer obra pública enfocada en los autos y encaminarla al peatón, al ciclista y al trasporte público. Como dejar de ser un mierda, y ponerse a echarle la mano al prójimo.
-----
Así que la próxima vez que enciendan el televisor y este pasando un comercial, véanlo, sin problemas, pero echen tantito sentido crítico, y de esa forma, podremos aprender algo, digo, también se aprende de los malos ejemplos.
-----
Sir David von Templo, Cambio y Fuera.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

A NADIE LE IMPORTA SI TE "AUSENTASTE" DE TU BLOG UN TIEMPO PORQUE TUS OPINIONES SON MUY SIMPLES Y ADEMÁS ESTÁS BIEN IDIOTA.

Sir David von Templo dijo...

¿Y si a nadie le importó mi ausencia, entonces porqué te tomaste la molestia de comentar?

encontrado dijo...

¿Qué más se puede esperar de una trasnacional como la Coca? ¡Ahora resulta! como diría mi abuela:

“Predicando la moral en calzoncillos”

Saludos mi buen Templo, y por cierto, hay quien si te echamos de menos.

Rev. Alexander Strauffon dijo...

Ja! Veo que aqui tienes tambien tus trolls.

En fin: respecto a lo comentado, ese comercial de Coca Cola es, en efecto, absurdo y de una vision cerrada. Todo ese tipo de publicidad lo he criticado, sobre todo cuando aparece antes de los trailers en el cine.